Páginas vistas en total

lunes, 8 de noviembre de 2010

SE DE QUIEN ME HE FIADO


No es nada fácil ser seminarista hoy. Es duro tener que vivir a cada momento, cuando uno sale a la calle, dando explicaciones, justificando, defendiendo ésta opción de vida.
Es doloroso comprobar cómo ante determinadas situaciones, ante conversaciones con amigos y conocidos, se repite la historia de Babel: ¡y es que no hay forma de entenderse!.
Estoy de ejercicios en Murcia, con el resto de hermanos de Teologado de Orihuela-Alicante, donde los seminaristas de Albacete (Diócesis a la que pertenezco) nos formamos para ( cuando Dios quiera, si quiere) ser enviados a la mies manchega.
Anoche, recién comenzados los ejercicios, tras la cena, fui a descansar a mi cuarto…
Hace unos días comencé a leer el libro “Jesús de Nazaret” de S.S. Benedicto XVI, más por obligación que por devoción. No es que no me interese el libro en cuestión, pero lo cierto es que en la estantería se acumulan cada vez más obras que ya debería haber leído en estos cuatro años de seminario y , por unas cosas o por las otras ahí están, durmiendo el sueño de los justos. La cosa es que el profesor de Cristología tiene este libro como lectura obligatoria para la asignatura en cuarto curso, y yo otra cosa no, pero obediente…
Pues en eso estaba (leyendo) cuando pienso: “Jose, no has apagado el móvil. El Padre espiritual ha repetido mil veces que para ejercicios hay que apagar el móvil”; y en el brevísimo espacio de tiempo que se da entre que lo pienso y tiro de la manta para salir de la cama (donde me encontraba leyendo) , Raffaella Carrá me deleitó con su “Caliente, Caliente”. (He pensado muchas veces que no es la mejor música para avisar a un seminarista de que tiene un mensaje, pero reminiscencias frikis me han impedido de momento cambiarlo por otro más serio). Pues bien… me lanzó como un loco por el móvil y lo tapo con la almohada en una lucha infructuosa para evitar que el resto de seres vivos que se encontraban en la casa de ejercicios, sufrieran las nefastas consecuencias… todo fue en balde. ¡Hay que ver la potencia que tienen los altavoces de estos móviles de última generación!.
Una vez recuperado el silencio, abro el mensaje que venía de un amigo mío al que aprecio mucho y con el que curiosamente no tengo nada en común: no cree en Dios, sólo escucha música heavy (la cual yo no soporto), le gustan los deportes de riesgo (estoy yo para dar saltitos) etc, etc. El mensaje textualmente decía: “Pero komo puede ser tan ridikula la gente kon el papa, eske no saven ke es un puto nazi, ke habla de pobreza kuando va forrao de oro y también ba en contra del condom para erradikar el sida?”
Tuve que leer el mensaje varias veces porque no me lo creía. Pensé: que despropósito, que barbaridad…. ¿es posible meter tantas faltas de ortografía en tan poco espacio? .
Del contenido del mensaje qué vamos a decir…más de lo mismo. Pues eso… lo que os contaba al principio: justificar, defender, luchar.... vamos, lo que se dice una apología de las buenas, buenas, con fundamento. Por otro lado era normal: la visita del Romano Pontífice a España, había colapsado los medios de comunicación. Miles y miles de españoles se acercaron a estar con Su Santidad… era normal que, los que “no pueden” con las cosas de Dios, estuvieran algo “crispadillos”.
Dejé el móvil, impactado todavía por el descubrimiento que acababa de hacer: ¡Hay que ver la cantidad de letras “K” que caben en un texto tan pequeño! . Salí a la ventana a fumar un cigarro y en aquel momento tuve una inspiración: Hacer este blog. Pero un blog, ¿Para qué?: “Para dar razón de vuestra esperanza” (1 Pe 3,15), sentí que me decían.
Un blog es un espacio abierto para compartir con quien lo desee, los motivos por los que soy seminarista, por los que merece la pena ser cristiano y cristiano católico. Puede ser un buen lugar este blog, para contestarle a mí amigo que sería bueno que leyera una buena biografía de Joseph Ratzinger y que profundizara en las enseñanzas de la Santa Madre Iglesia para aprender algo sobre ella, y evitar de esa manera, comentarios tan desafortunados , que evidentemente sólo pueden nacer de la ignorancia. Me consta que no nacen de un mal corazón, porque este amigo mío es muy buena gente.
Con la creación de este espacio, no pretendo entrar en la casa de nadie sin pedir permiso. No voy a obligar a quién no lo desee a leer las entradas de este blog. No voy a dar consejos si nadie me los pide. No voy a decirle a nadie cómo tiene que vivir… simplemente …sé de quién me he fiado. Y lo cuento porque me parece bueno contarlo.
Espero que todo esto sirva sobre todo, para dar mayor gloria a Dios.

5 comentarios:

  1. El Hombre sin tiempo11 de noviembre de 2010, 19:44

    Madre mía, eres toda una caja de sorpresas...muy muy bien Josete, ya quisiera tener tiempo y tu sabiduria pensada y escrita para tener un blog. Adelante machote, no dejes nunca de escribir, poco a poco debes ver como crece este espacio...de momento vas por buen camino...sigue dándome razones, que yo nunca perderá la esperanza. Un abrazo. Ah¡ que no se te olvide que aún tenemos esas clases pendientes que me tienes que impartir para convertirme en un señor orador...

    ResponderEliminar
  2. No se quién eres prenda, pero en cualquier caso muchas gracias. Lo de las clases no hay problema, me lo dices y quedamos, aunque mucho me temo que tengo poco que enseñar. Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Vaya... cuántas "k" en un texto tan pequeño, sí. ¡Pero también cuánta sabiduría y caridad en un post tan pequeño! Tienes que mirarlo así, es una forma como otra cualquiera de evangelizar. Y aunque cada vez cuesta más, tú cada vez lo haces mejor.
    Comentarios como el de tu amigo los oigo todas la semanas. En grupos de amigos, en conciertos de rock (que a mí sí me gustan, ea..) en actividades culturales, o hasta en botellones... Y me pesa sobremanera no saber responder a veces desde los ojos de la fe. O al menos, no saber responder de una manera tan sabia y tan llena de caridad como la tuya. Efectivamente, esto no se trata de convencer a nadie, pero sí es obligación del cristiano proclamar la Buena Nueva de Dios.
    ¿Sabes? cada vez nos veo más perseguidos, en eso coincido con tu artículo. Ahora que estoy buscando empleo (y no lo encuentro), veo como ciertas "características" de mi currículum me cierran puertas en lugar de abrirlas. Pero hay cosas como esas catequesis y esos campamentos y convivencias varias que no puedo quitar, que son parte de mí y que describen mi manera de ser mejor que cualquier título o formación que tenga. Cada vez me acuerdo más de la última de las Bienaventuranzas... Estoy también cansado de tener que justificarme cada dos por tres. Somos así, porque Él ha querido que seamos así.
    Sigue con este blog (y otros tantos que sé que llevas en rueda) porque me parece simplemente genial. Voy a ver el artículo y documental de las "manzanas podridas" ;)

    Ánimo y un abrazo.
    Aníbal.

    ResponderEliminar
  4. Mateo 10:33 "Pero cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré delante de mi Padre que está en los cielos".

    Por eso querido Anibal puedes y deber estar orgulloso de no negar al Señor, de no borrar esas cosas que de Él habla tu curriculum. Eres lo que eres gracias a la familia que Dios te dió y que te ha educado para ser buena gente.Es cierto que tú también te lo has currado, por eso ante todo, no dejes de orar, pídele al Señor un puesto de trabajo y no dudes que a su debido tiempo te llegará porque " en verdad os digo que si tenéis fe y no dudáis, no sólo haréis lo de la higuera, sino que aun si decís a este monte:Quítate y échate al mar, así sucederá." Mat. 21,21.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito y cuánta razón llevas, como Aníbal a mi también me resulta difícil defender mis creencias porque en muchas ocasiones me siento atacada por los que me rodean y por como tu bien dices en el post de las ``manzanas podridas´´ hay como una especie de obsesión por perseguir y prejuzgar sin conocer al creyente, sin saber que está detrás de muchas obras de caridad y que no solo se encuentran dando misa y en los conventos.
    Ánimo con el blog! :)

    ResponderEliminar