Páginas vistas en total

miércoles, 10 de noviembre de 2010

OVEJA PERDIDA, VEN.


Esta mañana, después de la Eucaristía, en la acción de gracias, he buscado una oración que me ayudara a profundizar en tan importante Misterio. En el devocionario popular (tan olvidado últimamente) me he encontrado aquellos versos de Góngora, que son poesía salida de los labios del Señor:

“Oveja perdida ven, sobre mis hombros que hoy, no sólo tu pastor soy, sino tu pasto también.
Por descubrirte mejor cuando balabas perdida, dejé en un árbol la vida, donde me subió el amor, si prenda quieres mayor, mis obras hoy te la den.
Pastor ,al fin, hoy tuyo hecho, ¿cuál dará mayor asombro, o traerte yo en el hombro, o traerme tú en el pecho?
Prendas son de amor estrecho que aun los más ciegos las ven.”



Y las sabidas rimas, cantadas y rezadas en cientos de ocasiones durante mis años, han calado de forma especial, junto al Sagrario, al sentirme oveja perdida , buscada, encontrada y sobre todo amada.


Oyes Señor mis balidos y me buscas entre el bosque de mis pecados. No te importa lo que cueste encontrarme. No te importa lo que tengas que entregar a cambio. Ante todo, quieres recuperarme. Quieres que yo, que soy incapaz de valorar ni un poquito lo que te importo, vuelva al redil de tus ovejas amadas.

Y para que la búsqueda sea fructífera, cómo un padre que ve caer a su hijo al rio y se lanza en su busca sin pensar si perderá la vida o no , te subes Tú Jesús ,al árbol de la cruz, a entregar la vida por todas tus ovejas.

Señor:
Que toda la humanidad conozca el amor que le tienes. Que todos sepan el motivo por el cual entregas en la cruz. Que ni una sola de tus ovejas viva triste y perdida, sin saber que su Pastor la está buscando.
Haznos ovejas dóciles para seguirte, obedientes a tu voz que sólo nos habla del Bien. Haznos ovejas inteligentes , que sepan separarse a tiempo del lobo que quiere que se pierdan. Haznos ovejas fieles , que una vez llegada la noche, ante el miedo por una posible visita de los zorros al redil, estén tranquilas sabiendo que su Pastor nunca, ni un solo momento deja de cuidarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario