Páginas vistas en total

martes, 7 de diciembre de 2010

COSAS DEL SEMINARIO: EXPRESIONES



Hoy vamos a hacer un breve repaso de las expresiones que comúnmente se utilizan en el seminario y que en la mayoría de los casos o no tienen nada que ver con lo que en realidad están diciendo, o se aproximan muy poco.

Comenzaremos por la expresión “Esto es así de toda la vida”. Esta oración puede escucharse en cualquier lugar del Teologado, aunque lo cierto es que es una frase más bien de temporada. Su uso es especialmente intenso en los dos primeros meses de curso. Suele ser respuesta a preguntas que realizan los recién llegados que todavía, como es lógico, no están habituados a las normas de la casa. Normalmente “Esto es así de toda la vida” se utiliza más veces cuanto más tiempo llevas en el Teologado. Los seminaristas de tercero, no sólo no la usan, además la odian. Pongámonos en situación:

(Seminarista de tercer curso a uno de sexto curso): “No entiendo bien por qué motivo me toca todos los fines de semana la portería.”
(Respuesta): “Eso es así de toda la vida.”
Con suerte puede encontrar algunas palabras de ánimo en su interlocutor como por ejemplo “cada uno se jode cuando le toca”, pero normalmente no suelen darse estas evidencias de misericordia en los primeros días de convivencia. Cuando pasa al tiempo… tampoco.

En honor a la verdad, hay que decir que la expresión “De toda la vida”, se refiere (cuando más) a cuatro años ( de tercero a sexto), aunque en la mayoría de los casos puede referirse a meses o días, a veces puede referirse al mismo instante en que se está produciendo la conversación, aunque este último supuesto depende en gran medida de la capacidad de reacción del que quiere quitarse un mochuelo de encima, poniéndolo sobre el otro .

2ª Expresión: “¿ Qué hay de segundo?”. Es una pregunta retórica, pues todos sabemos la respuesta. Aun así , siempre queda la esperanza de la novedad, por eso no se ha eliminado definitivamente del lenguaje del teologado. Suele usarse especialmente en la cocina y comedor. La formulan casi siempre los que esperan sentados en la mesa para ser servidos, (mientras apuran las últimas cucharadas de la ya tradicional sopa de puntos), a los que durante esa semana les toca servir. La respuesta, como digo, es conocida por todos… pescado.

3ª Expresión: “Bueno… pos nada…”. Normalmente es pronunciada por los más valientes o caraduras . Se dirige fundamentalmente al formador o profesor que te está hablando. Puede usarse también cuando un hermano “cansa cansinos” te taladra con problemas sin importancia. Ejemplo de este segundo caso:

Hermano seminarista emisor ): “Estoy muy preocupao. Tengo dos exámenes esta semana y los llevo fatal, además tengo que presentar un trabajo y poner dos lavadoras y bla bla bla bla”
Hermano seminarista receptor): (el cual en ningún momento ejerció como tal, pues desde el principio de la conversación estaba pensando en que llegaba tarde al hogar para ver el fútbol) “ Bueno… pos nada…”

4ª Expresión: “ Podrías ….”.
Es la que permite más opciones. Iremos directamente a ver varios ejemplos:

Ejemplo 1º:
Emisor: “Podrías hacerme la portería esta tarde.”
Receptor: “Tengo parroquia”

Ejemplo 2º:
Emisor: “Podrías hacer tú esta semana de turiferario. Es que me mareo con el humo”.
Receptor: “ Es que me toca limpieza de hogar”
Emisor: “ Pero eso lo haces por la noche ¿no?”
Receptor: “ Oye ¡a mí no me controles!”

En este segundo caso, el receptor suele sentirse muy dolido y se enfada. (es la única manera de que el emisor le deje en paz).

Todos los casos en los que se utiliza esta expresión tienen en común que realmente el receptor podría hacer el trabajo que le pide el emisor, pero ya mucho antes de que el primero se lo pida, el segundo ha decidido no hacerlo. Es más , lo decidió el primer día que entró en el teologado. ( en este punto podemos ver como el Don de Profecía se prodiga en el Seminario).

Podríamos incluir esta expresión en el grupo de las retóricas: Puedes intentar que otro haga tu trabajo, pero la respuesta la conoces de antemano. Sólo hay una solución para este caso: si el que pide el favor pertenece a un curso superior que el otro, puede recurrir a la expresión con la que empezábamos esta entrada. Veamos un clarificador ejemplo:

Emisor (de sexto curso): “Podrías hacer esta semana de turiferario. Es que me mareo con el humo”
Receptor ( de tercer curso): “Es que me toca limpieza del hogar”
Emisor( de sexto curso): “ Pero eso lo haces por la noche ¿No?”
Receptor (de tercer curso): “Oye ¡ a mí no me controles!”
Emisor (de sexto curso): “ Es que cuando el turiferario se marea con el humo debe sustituirlo el encargado de la limpieza del hogar”
Receptor ( de tercer curso): ¡¿Cómoooo?! Y eso ¿Desde cuándo es así?
Emisor ( de sexto curso): “Eso es así de toda la vida”

En el próximo episodio estudiaremos expresiones como : “ No lo digo yo, lo dice el Papa” o “No es por mí, es por ti”

1 comentario:

  1. ¡¡¡ ENDINANTE !!!
    ¡¡¡ ONE MORE TIME !!!
    ¡¡¡ QUÉ CALAMIDAD !!!

    ResponderEliminar